Outsourcing financiero

El outsourcing financiero consiste en transferir a terceros el área de finanzas, siempre que no sea la actividad principal del negocio, para convertirla en un apoyo estratégico y un elemento diferenciador. No cabe duda que, para optimizar los recursos económicos de una empresa, es necesario ponerse en manos de profesionales especializados y con una alta dedicación.

La externalización de servicios financieros cada vez tiene más peso en el mundo empresarial, las empresas están más familiarizadas con el outsourcing y apuestan por desarrollar proyectos empleando esta estrategia.

Las empresas entienden que subcontratar servicios complementarios a su actividad empresarial, les permite ahorrar costes y ganar flexibilidad, de tal manera que puedan enfocar sus recursos financieros en su actividad principal y en el crecimiento del negocio.

¿Cuáles son los objetivos en el outsourcing financiero?
• Financiación
• Optimización de los recursos.
• Maximizar el valor de la empresa.
• Recuperar la inversión realizada, lo antes posible.

¿Y los beneficios?
• Contar con un equipo especializado y con experiencia.
• Ser más eficientes gracias a la estandarización de los procesos.
• Reducción de gastos.
• Centrar los recursos de la empresa en su negocio.
• Contar con mejores herramientas para el análisis de resultados.

Cada vez hay más compañías que buscan agilizar y profesionalizar los procesos de finanzas y contabilidad, lo que hace años era sólo una práctica en grandes multinacionales, se está extendiendo a las pequeñas y medianas empresas.

Apostar por la externalización de los servicios financieros no implica perder el control sobre ellos, la digitalización y los avances tecnológicos permiten el seguimiento y la evaluación continua de resultados. Es importante mantener una buena comunicación, establecer procesos y sistemas de control adecuados, para garantizar el servicio prestado.