Logística Urbana. Un problema con solución.

Tal y como comentamos en nuestro anterior post, la logística urbana es la parte de la cadena del movimiento de mercancías que se sitúa dentro de las ciudades y que tiene como objetivo dar servicio de abastecimiento y distribución tanto a los comercios de la ciudad como a sus habitantes, cada vez mas numerosos y con nuevos hábitos de compra que exigen inmediatez.

Pero otro factor a tener en cuenta es el hecho de que en los últimos años estamos asistiendo a un cambio de hábitos en el aprovisionamiento de los comercios físicos. Esto se debe, por un lado, al encarecimiento del suelo comercial y la necesidad de explotar al máximo cada m2 disponible, y por otro, a las programaciones de stock en plazos cada vez más cortos, que suponen una mayor frecuencia de aprovisionamiento de los negocios y, consecuentemente, un incremento de las entregas de mercancía.

 

Y todo ello está complicando de manera considerable el tráfico en nuestras ciudades y por tanto su habitabilidad. La logística urbana representa una preocupación creciente para todos, ayuntamientos, empresas y ciudadanos, por el aumento del volumen de actividad y por el alto impacto sobre la movilidad, el medio ambiente. Por no hablar del coste global de la cadena logística para los operadores. El reto que se plantea es la optimización general de los sistemas de logística dentro de la zona urbana, teniendo en cuenta los costes y beneficios tanto para el sector público como para el privado.  En efecto, si las empresas logísticas tienen como objetivo reducir sus costes y ser más competitivas, el sector público debe velar por mejorar el impacto en la movilidad dentro de la ciudad y minimizar los problemas medioambientales que se derivan de ello. Ahora bien, ante la necesidad de formular la ciudad en términos de futuro y con ambición de mejora sobre los retos presentes, conviene no evitar los aspectos vitales de la misma, es decir, humanizar la ciudad para socializarla.  Y este es precisamente el reto que desde Sternaliza estamos afrontando, diseñando un plan estratégico que haga que nuestras ciudades sean ejemplo de planificación urbanística, de habitabilidad y sostenibilidad. Y no en un futuro, sino YA, hoy, sin esperar mas.